top of page

Bodegas MURUA apuesta por el paisaje y el patrimonio con la rehabilitación de un chozo decimonónico

La obra, cofinanciada por el Gobierno de Álava, ha permitido restablecer el estado primigenio de esta construcción de piedra levantada por los trabajadores del campo para protegerse de la intemperie.


  • Los viajeros que visiten la bodega podrán ver, en un futuro, el chozo y conocer la historia de estas pequeñas edificaciones que salpican el paisaje de Rioja Alavesa.

  • Los trabajos de rehabilitación se enmarcan en las obras de recuperación del patrimonio cultural e histórico que Masaveu Bodegas viene ejecutando en los restos arqueológicos situados en las zonas limítrofes de sus bodegas.

Bodegas Murua, comprometidos con la recuperación del patrimonio cultural, acaba de finalizar los trabajos de restauración de un chozo decimonónico situado en la finca Vallobera, en los límites de la bodega. La obra, supervisada por un arqueólogo conforme a los criterios establecidos por el servicio de Patrimonio Histórico-Arquitectónico de Álava, ha permitido recuperar su estado primigenio alterado por las raíces de un árbol situado en la cima del chozo, que había provocado el desprendimiento de varias piedras de la fachada.


Estado del chozo después de los trabajos de rehabilitación.

Este chozo o ‘guardaviñas’ se encuentra dentro de los límites del Conjunto Monumental Paisaje cultural del Vino y el Viñedo de Rioja Alavesa (Álava). Además de este chozo, Bodegas Murua cuenta con otras dos construcciones similares localizadas, asimismo, en terrenos de la bodega, en concreto en las parcelas ‘La Pared’ y ‘Cuatro Encinas’. “El objetivo de la rehabilitación es proteger el patrimonio arqueológico y permitir que los enoturistas que nos visitan puedan conocer estas pequeñas construcciones de piedra y profundizar en su historia”, añade Mathieu Barrault, enólogo de Bodegas Murua.


Los trabajos de rehabilitación se enmarcan en las obras de recuperación del patrimonio cultural e histórico que Masaveu Bodegas viene ejecutando en los restos arqueológicos situados en las zonas limítrofes de sus bodegas, y que, por ejemplo, ha permitido también conservar, en Bodegas Fillaboa, los petroglifos (grabados) prehistóricos sobre rocas localizados en la parcela Finca Coto de Prado. El conjunto lo conforman siete grupos que se encuentran en perfecto estado.


Estado del chozo antes de los trabajos de rehabilitación.

El presupuesto de la rehabilitación del chozo ha sido de 6.200 euros, cofinanciado por Bodegas Murua y el Gobierno de Álava. “Se trata de un chozo semienterrado. Debido a la fractura de una de las piedras de soporte de la entrada, el muro frontal comenzó a ceder favorecido por la acción de las lluvias. El árbol, que ha ido creciendo a través de las piedras, ha facilitado que la estructura se mantuviera en pie pese a la rotura de los cimientos”, explica el arqueólogo Unai Arruza.

Refugio de agricultores

Los chozos son pequeñas construcciones de piedra utilizadas por los agricultores como refugio para cuidar y vigilar los cultivos. Se conocen también como ‘guardaviñas’ porque solían utilizarse por el guarda del viñedo, que dormía en su interior para vigilar que el ganado no dañase las viñas. También se utilizaron como refugio, almacén, etc. Aunque existen varios tipos, en su mayoría son construcciones sencillas de planta circular que se van estrechando hacia arriba, y que se levantan sin emplear ningún tipo de argamasa, conocido como técnica de piedra seca.


Trabajadores en el chozo durante las labores de recuperación de Bodegas Murua

Su interés va más allá del valor arquitectónico o artístico porque son testigos del papel fundamental que ha tenido desde tiempos inmemorables la actividad vitivinícola en Rioja Alavesa. Constituyen un elemento muy característico del paisaje de esta tierra en la que, según los fondos del Patrimonio Histórico-Arquitectónico de Álava, hay registrados y documentados hoy en día 880. “Apenas existen chozos en otras zonas de la D.O Rioja. En esta zona, Rioja Alavesa, junto con la de Sonsierra, está la mayor concentración de este tipo de construcciones, que son el mejor testimonio de viñedo ancestral”, argumenta Barrault.

Sobre Masaveu Bodegas

La familia Masaveu comenzó a invertir en el sector vitivinícola en el año 1974, cuando adquirió Bodegas Murua, pero las plantaciones de viñedo de la familia datan de mediados del siglo XIX, concretamente en Castellar del Vallés de donde es originaria la familia y donde Federico Masaveu Rivell inició los pasos que un siglo más tarde continuarían sus descendientes.



Desde entonces, Masaveu Bodegas ha ido creciendo con una firme apuesta por la calidad en la elaboración de sus vinos en diferentes DO´s y por la filosofía ecológica que demuestran y el máximo respeto a la tierra, en las que posee sus propias plantaciones de viñedos, gracias a las cuales logran transmitir, en cada botella, la personalidad única de cada terroir.


De esta forma, se unen en un denominador común todos y cada uno de los proyectos de Masaveu Bodegas en diferentes partes y regiones del país: Murua (DOCa. Rioja), Fillaboa (DO. Rías Baixas), Pagos de Araiz (DO. Navarra), Leda (Vino de la Tierra de Castilla y León) y Valverán (Asturias).


BODEGAS MURUA

Carretera de Laguardia, s/n

01340 Elciego (Álava)

Telf.: +34 945 606260




Comentarios


Posts destacados
Entradas recientes
Archivo
Búsqueda por Etiquetas
Síguenos
  • Facebook icono social
  • X
  • Instagram
bottom of page