FINCA ANTIGUA – Vinos de parcela – Impacto ambiental positivo

Visita a bodega y viñedos – Junio 2021

Hace ahora prácticamente un año, participábamos en la presentación on-line, vía ordenador, de la añada 2019 del vino Finca Antigua Viura. Su enólogo, Lauren Rosillo, nos introducía en las virtudes de un vino blanco que demuestra y expone con explícita clarividencia, el rumbo de esta bodega de peso en la Denominación de Origen La Mancha. Vinos de calidad, de crianza, que expresan su entorno natural y su privilegiado paisaje, con el carácter fresco y balsámico del monte bajo y del terreno, romero, tomillo, encinas, arbustos… que alberga –en una extensión total de un millar de hectáreas y a unos 900 metros de altitud– sus aproximadamente 400 hectáreas de viñedo en plena ruta de Don Quijote



Ejemplo de un magnífico trabajo vitivinícola, de la acertada elección de las mejores variedades de uva posibles para estos viñedos especiales, para unas parcelas que expresan toda su capacidad de desarrollo y perfecta adaptación… con unas sutiles y medidas crianzas en barrica en tintos o la utilización de las lías finas en su blanco…



Gracias a la gentileza una vez más de nuestros compañeros Javier Fernández Piera y Ana de Castro (CPC Cooking Ideas), en esta ocasión el alma enológica de Finca Antigua, Lauren Rosillo, todo un lujo de director técnico (tanto de esta bodega, como del resto de proyectos en los que está involucrada la familia Martínez Bujanda: en Rioja Viña Bujanda y Finca Valpiedra, en Rueda Finca Montepedroso, y en Castilla-La Mancha, como VT Castilla y Vinos de España, Cosecheros y Criadores) y su Director Comercial, Diego Martínez Aroca, nos sumimos en un viaje por la naturaleza que contienen unos vinos concebidos para crecer y crecer durante años con su estancia en la botella.




Bien pudimos comprobarlo con su Finca Antigua Viura 2010 o los tintos Finca Antigua en su espectacular sala de catas: el Crianza Único 2010 (Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah); el Reserva 2008 (Merlot, Cabernet Sauvignon, Syrah) o esa magnífica rareza que es Clavis… tanto en una versión ya descatalogada, la de la añada 2004, como la de la última añada comercializada, la 2012, que tuvimos la oportunidad y la fortuna de degustar en el campo, en su propia parcela de procedencia, en su singular cuna, en el emblemático viñedo “Pico Garbanzo”…



Bajo la tutela de la familia Martínez Bujanda, Finca Antigua –una bodega ejemplar también por su compromiso con la producción “orgánica” o “ecológica”… o como quiera que se diga o se quiera decir…– se muestra también desde su inauguración en el año 2003 como una bodega comprometida con la sostenibilidad (con especial mención a su sistema de tratamiento y ahorro de agua, mediante nanotecnología; o el autoconsumo fotovoltaico...).



Finca Antigua (localizada en las lindes toledanas del extremo suroccidental de Cuenca, a hora y media de Madrid en coche) se ha convertido en sus casi dos décadas de vida en un verdadero referente enoturístico y del potencial de calidad de los vinos en el corazón de la región de La Mancha.



Sus vinos se acogen con orgullo y sin ningún tipo de ridículo complejo a la histórica DO La Mancha. Una historia, que también pudimos degustar en forma de suculento menú en La Casona (antigua construcción rehabilitada típica de la zona, tipo venta, con su gran patio interior manchego, facultada para eventos y encuentros especiales) con platos típicos, autóctonos y literarios, y productos de la tierra –pisto, migas, tomates, duelos y quebrantos, dulces de almendra y coco de las monjitas vecinas… Rosa Martín, responsable de Enoturismo de la bodega, nos completaba con su profundo conocimiento del lugar, diversas anécdotas e información sobre la bodega, el terreno, los vinos o los propios manjares.



Viandas manchegas, siempre sabrosas y contundentes, a su vez espléndidamente armonizadas –a gusto del consumidor– con las referencias de la última añada comercializada: la 2017 de los crianzas varietales Finca Antigua, auténticos vinos de parcela, de Tempranillo, Syrah, Petit Verdot, Merlot, Garnacha y Cabernet Sauvignon; la 2012 de Clavis, la 2020 de su blanco de Viura sobre lías, la 2015 de su Crianza Único, y la 2014 de su Reserva. Y, como broche final, su icónico y siempre magnífico Finca Antigua Naturalmente Dulce de Moscatel de grano menudo.


Todo un lujo de jornada “laboral”. Un regusto y postgusto imborrables que expandiremos adecuadamente en nuestra próxima versión impresa de Restauradores.



¡Gracias y enhorabuena! #Cheers🥂


✍🏼 #MiguelPeraqui

Fotos @danaewrodriguez


#RevistaRestauradores #Año36

Posts destacados
Entradas recientes