Recetas con lácteos para sorprender estas Navidades: PONCHE DE LECHE Y HUEVO

Los lácteos son alimentos habituales en prácticamente todas nuestras neveras. No sólo se caracterizan porque son nutritivos y están buenísimos sino también por su versatilidad para preparar todo tipo de recetas, tanto de platos principales como postres sorprendentes.


INLAC, a través de la campaña de información “Súmate a la Generación Láctea”, nos propone recetas con los lácteos como principales protagonistas.


PONCHE DE LECHE Y HUEVO


Ingredientes:


• 3 tazas de leche

• 4 yemas de huevo

• 2 claras de huevo

• ½ taza de azúcar

• 1 tira de cáscara de limón

• 1 vaina de vainilla

• 1 pizca de nuez moscada

• 1 pizca de canela en polvo



Elaboración:


• En un cazo ponemos dos tazas de leche junto con la vainilla, la cáscara de limón, y dejamos que cueza a fuego medio. Mientras, batimos las yemas de huevo junto con la media taza de azúcar. • Cuando la mezcla inicial esté a punto de hervir, la unimos a la mezcla de los huevos batidos sin dejar de remover. Una vez tengamos todo mezclado, colocamos de nuevo sobre una olla y calentamos a fuego medio. Seguimos batiendo de forma constante hasta que la crema espese. Retiramos del fuego y echamos la taza de leche que reservamos para detener la cocción. Pasamos la crema a un bol y dejamos enfriar a temperatura ambiente. • Por otro lado, ponemos a hervir un poco de agua y en un cazo al baño maría añadimos las claras de huevo y dos cucharadas de azúcar. Batimos hasta que el azúcar se disuelva y retiramos del fuego. Cuando las claras estén a punto de nieve, las añadimos a la preparación anterior. ¡Y ya tenemos listo nuestro ponche de nuevo! Como sugerencia, podemos presentar el ponche de huevo con canela en polvo por encima o con una ramita de canela.


Las aportaciones de leche, yogur y queso para asegurar una vida más saludable son incuestionables, siempre en el marco de una dieta equilibrada y variada, sin olvidar la práctica de ejercicio regular.

No en vano, los lácteos aportan proteínas e hidratos de carbono, además de calcio, potasio, fósforo, zinc y otros minerales y vitaminas. Son ricos en nutrientes de forma muy concentrada y, sobre todo, con mucha “biodisponibilidad”, es decir, son muy bien absorbidos por el organismo.


De hecho, la mayor parte de las Guías en Alimentación, establecidas por organismos nacionales e internacionales, recomiendan tomar de 2 a 4 raciones al día de lácteos (sumando leche, yogur y queso) dependiendo de la edad y circunstancias de cada colectivo. Así, entre 3 y 4 raciones sería lo aconsejable durante el embarazo, lactancia, adolescencia, para deportistas y personas de edad avanzada. Sin embargo, el consumo está con frecuencia por debajo del recomendado, lo que se asocia con perjuicios nutricionales y sanitarios para la población.


INLAC desarrolla, con apoyo de la UE, la campaña “Súmate a la Generación Láctea”, que promueve pautas de alimentación saludable junto a la práctica de ejercicio regular.

Pero ¿qué papel puede jugar los lácteos en nuestras cocinas? Existen mil y una recetas que pueden sorprender en tu mesa, muchas de ellas habituales de la época Navideña. La cuenta atrás para la celebración de estos días tan señalados ha empezado, por lo que te proponemos utilizar los lácteos de una forma diferente.


Para ampliar información o nuevas recetas visita generacionlactea.eu

Posts destacados
Entradas recientes