VICENTE GANDÍA presenta CERÀMIC MONASTRELL CRIADO EN TINAJA

La bodega valenciana recupera el origen de la elaboración del vino con esta cuidada presentación.


De la mano y firma personal del director técnico, Pepe Hidalgo, la emblemática bodega levantina (136 años de historia, con la 4ª generación de la familia al frente) Bodegas Vicente Gandía ha presentado el lanzamiento de la última referencia de sus vinos icónicos: CERÀMIC MONASTRELL by Pepe Hidalgo 2019 es sin duda paradigma de esa línea de máxima calidad que quiere potenciar la bodega: "vinos más complejos, con historia y raíces", destaca su autor enológico, Pepe Hidalgo. En este caso, esta creación procede de un único –y 100% propio– viñedo, de estricto secano y escaso rendimiento (2.000-3.000 kg/ha), suelos muy pobres, franco-arenosos y pedregosos (yeso, caliza) de uvas Monastrell de Valencia ubicado en la localidad de Villanueva de Alcardete (Albacete). Una exclusiva producción de parcelas seleccionadas, viñas en vaso, viticultura prácticamente heroica..., limitada a menos de 40.000 botellas.


Bodegas Vicente Gandía ha querido volver al origen con una elaboración que recupera la utilización de las tinajas de cerámica en combinación con la crianza en barricas de roble. Este nuevo CERÀMIC MONASTRELL criado en tinaja, es una interpretación personal de su prestigioso enólogo Pepe Hidalgo. “El vino y la vid están presentes en mi vida desde que nací. Mi abuelo fue maestro y quizás la figura más importante de la viticultura española y mi padre es, además de un gran estudioso de la viniviticultura, uno de los enólogos más importantes del país. Es por ello que, para mí, es mi profesión, pero también es la mayor afición que tengo. Lo vivo con pasión e ilusión, espero ansioso siempre la vendimia y aún cada día me emociona encontrar la complejidad de un buen vino”.



Y, concretamente, respecto al nuevo CERÀMIC MONASTRELL, el director técnico de Bodegas Vicente Gandía añade: "Con la utilización de estas ánforas se consigue resaltar la fruta, marcando su carácter mediterráneo pero al tiempo con un tanino más suave". Hablar de la utilización de las tinajas de cerámica es remontarse al origen del vino. Estos recipientes se han venido utilizando desde hace más de 3000 años en su elaboración, crianza y transporte. Ceràmic, del griego antiguo “Keramiké” (hecho de arcilla), se define así como un vino elaborado con uvas de la variedad Monastrell procedente de viñas viejas. Criado durante 11 meses en barricas de tostado medio y afinado en tinajas de cerámica al final de su crianza. La micro oxigenación que permite este material a través de las paredes del recipiente, produce un aporte lento y continuo de oxígeno que preserva y potencia el sabor de la fruta aportando frescura y expresividad mientras que el paso por barrica aporta una gran finura y elegancia a nuestros vinos, a la vez que permite que estos sean muy respetuosos con las características específicas del propio terroir.


Así mismo nos lo pareció en la cata que disfrutamos durante la presentación on-line del vino. Personalmente, nos agradaron sus francas notas de fruta negra, madura e incluso pasificada, la nítida y perceptible tipicidad mediterránea de la uva Monastrell, tanto en nariz como en el gusto, los frescos recuerdos balsámicos y, especialmente, unos sugerentes tonos salinos y minerales, calizos, que prolongaban, junto a su buena acidez y en perfecta armonía con unos finos ecos tostados y especiados, su amable y redondo paso por boca. Un tinto singular que ya promete en esta primera añada 2019 y que anticipa una magnífica evolución para las siguientes cosechas, como nos reconoció el propio Pepe Hidalgo.



La utilización de la variedad Monastrell también supone una vuelta a las raíces de la compañía ya que fue una de las primeras variedades que utilizó en sus orígenes a finales del siglo XIX. Se trata de una variedad típica del sureste de España que necesita climas muy cálidos y suelos muy áridos. "Con esta uva obtenemos vinos muy potentes y con una gran concentración. Tras su paso por barrica y su afinamiento en tinajas de cerámica conseguimos un vino de color rojo intenso, oscuro y con ribetes vivos. En la nariz destacan los aromas de ciruela madura, regaliz, coco y vainilla. Su paso por boca es amplio, robusto, de tanino dulce y elegante acidez. Deja el recuerdo en la boca de estas frutas rojas muy maduras".


Elaborado con el sello distintivo de calidad de la DOP Valencia, una región vitivinícola que se reinventa y apuesta por la recuperación de las uvas autóctonas, CERÀMIC MONASTRELL by Pepe Hidalgo 2019 se posiciona en el segmento de vinos premium para poder competir de tú a tú con las grandes referencias de los vinos españoles en las cartas de los mejores restaurantes. "El terroir, las uvas, las tinajas... lo hacen diferente". Un tinto que hace salivar, invita a seguir bebiendo, gastronómico, no excesivamente voluminoso, incluso nos atreveríamos a decir que fácil de beber... Y con ese punto original y diferencial de la cerámica y la arcilla roja, esas tinajas nuevas que potencian los aromas y aspectos primarios de la fruta y que, se estima, estará en su punto álgido en 8 ó 9 meses, pero que aguantará perfectamente y afinará en botella durante varios años.



CERÀMIC MONASTRELL supone un paso más en el camino que ha emprendido Bodegas Vicente Gandía en la elaboración de grandes vinos icónicos que están ayudando a la compañía a generar nuevas oportunidades de negocio y crecer en su posicionamiento, lo que supone un paso adelante para los vinos valencianos en general.


Gracias desde Restauradores por compartir tan buena nueva y... ¡¡enhorabuena!! #Cheers🍷🍷🍷😜!!!


https://www.vicentegandia.es/


Posts destacados
Entradas recientes