Visita a TAMARAL: 25 primeros años de un proyecto de presente y futuro creciendo desde la excelencia

Con el veranillo de San Miguel, finalizamos el mes de septiembre y comenzamos octubre. La calidez de este tiempo de transición de estaciones nos permite revivir y regodearnos en los buenos momentos de estos meses estivales que insisten en prolongarse en los cada vez más habituales "veroños". En este tiempo, coincidiendo con la temporada de vendimia, nuestra cosecha en Restauradores ha sido además fecunda en lo que a experiencias que rememorar y contar se refiere.


Así que aprovechamos esa capacidad de evocar memorias gustativa, sensitiva y selectiva, y volvemos a viajar en el tiempo para reacondicionar nuestra visita a Bodegas Tamaral, en Peñafiel, en plena milla de oro de la Ribera del Duero. La excusa perfecta; el 25º Aniversario que cumple la bodega, fundada en 1997 por la Familia De Santiago - Torío.

Como nos contaba en su convocatoria Carmen García Campos, de One Comunicación, Tamaral es una bodega que no ha hecho mucho ruido pero cumple ahora 25 años con un proyecto empresarial que ha ido creciendo desde la excelencia en los últimos diez años, especialmente desde la entrada de su Director General, Sergio Ochoa, a nivel de infraestructuras, equipo enológico, innovación…



Así tuvimos la oportunidad y fortuna de comprobarlo y disfrutarlo personalmente, gracias a la cálida acogida y extraordinaria jornada que nos dispensaron Borja Garrido, Director de Marketing, María García, Directora Técnica, y el propio Director General, Sergio Ochoa.



Acaban de inaugurar su bodega ampliada en la que han invertido cuatro millones de euros y van a invertir otros seis más en los próximos cinco años, con una nueva ampliación 'premium' orientada fundamentalmente a subrayar y potenciar su gama de producto de más nivel, sus vinos tintos de finca y parcelarios. Lo interesante, nos adelantaba Borja Garrido, es que producen una cantidad relativamente modesta de botellas, medio millón, pero con un enfoque claro al segmento premium y de vinos de finca, con una acogida excelente en el mercado. Son de esas bodegas de incondicionales, con todo el vino ya colocado, venden por cupos, más del 50% a nivel internacional… Es decir, un proyecto muy cualitativo.



Cualidad y calidad que además se acentúa por la apuesta de María García, su directora enológica. ¡Qué gran incorporación al equipo (apenas vendimia y media, como el que dice)! Aprovechando esa línea conceptual de máxima calidad de Tamaral, María busca, experimenta, prueba, rebusca y vuelve a probar, redundando en criterios de elaboración que marcan elementos distintivos y de distinción a sus vinos. Esas producciones exclusivas y limitadas (especialmente en tintos de uvas Tempranillo), sin duda ya aportan un perfil de identidad singular a la Ribera del Duero. Y ella apura todas las opciones, para profundizar en el carácter de vinos con nombre y sello propios: selección sobre selección de uva de viñedos, fincas y parcelas seleccionadas, vinificación integral en barricas abiertas de 300 y 500 L, fermentaciones y crianzas de sus tintos más cualitativos diferenciadas por parcelas, en tinas de madera, en huevos de hormigón, cuidadísima selección de barricas para la crianza según orígenes de bosques, grano y tostados, rosados por prensado directo, etc, etc, etc.



Su vocación, su convicción en lo que está haciendo, nos lo cuenta y comparte con alegría y verdadera ilusión. Un privilegio poder aprender y catar con ella, probar y distinguir la evolución de sus vinificaciones y el desarrollo y puesta a punto en distintos tipos de barrica y de depósito, buscando (y encontrando) esos matices que realmente convierten cada recipiente, cada barrica, cada coupage, cada botella... en un producto único; vinos únicos.



Existe un proyecto clarividente, de presente y de futuro, perfectamente esbozado y delineado por su máximo responsable operativo, el CEO, Sergio Ochoa. Es un planteamiento con unos trazos firmes y seguros sobre los que diseñar vinos con alma tradicional, a la vez que situados en punta de lanza y vanguardia del sector. Como nos confirmó Sergio, "apostamos por la calidad, por la calidad y por la calidad". Las bases sobre las que apoyan su inversión, son las propias del compromiso que implica un proyecto vinícola vocacional y de raíces familiares, la importancia del detalle, la pureza del terruño, una viticultura de precisión, la excelencia en la elaboración y presentación del producto final...



El control absoluto de los viñedos (64 hectáreas de viñedo propio y 55 controladas de viñedo viejo; no se compra la uva sino que directamente se alquilan las fincas y parcelas seleccionadas y se trabajan con material y personal propios), el excepcional fruto de sus fincas y viñas de Castrillo y Pesquera de Duero, la profundidad de las raíces vitivinícolas de la empresa bodeguera plenamente encepadas en la usanza y el acervo histórico son, así mismo, los pilares sobre los que diseñar unos vinos de presente y de futuro, apoyados en todas las posibilidades que ofrece la más avanzada tecnología, la producción ecológica y la sostenibilidad.



El sueño y la ilusión de Don Ricardo de Santiago y Dña. Carmen Torío sigue vivo y sigue puro veinticinco años después. Y, nos atrevemos a decir que, gracias a un equipo completamente comprometido y entregado a la causa, el sueño ha crecido en cuanto a "soñantes" y "soñandos". Esperamos con verdadera incontinencia el poder contar este nuevo tránsito ya comenzado de Bodegas y Viñedos Tamaral, desde las bodas de plata hasta las próximas bodas de oro.



Visita, cata... y degustación acompañada de magnífico almuerzo en el Molino de Palacios, precioso y emblemático enclave gastronómico de Peñafiel, un antiguo molino ganado para la causa gastronómica, rehabilitado y reacondicionado con exquisito gusto, restaurante y asador castellano al ciento por cien, perfecto para poner el broche de oro a nuestro encuentro con unas magníficas viandas y producto de primerísima calidad. Cultura del vino y cultura de la buena mesa, tanto monta, monta tanto, en todas sus acepciones: buena comida, bebida, conversación, compañía... momento efímero, momento imperecedero, momento Tamaral.



Y así lo intentaremos trasladar, ampliando contenidos e imágenes, llenando unas cuantas páginas de nuestra próxima edición premium R-247 "Sustaentivus", rellenando entre tanto, tantas veces sea necesario, tinteros y copas; empezando con su selecto, conmemorativo (y agotado) Tamaral 25 Aniversario, siguiendo con sus tintos 'premium' de finca, Tamaral Finca la Mira, Finca Velia o Finca Padilla, continuando con las referencias DO Ribera del Duero con las que han ido creciendo progresivamente en calidad y prestigio en estos 25 años, Tamaral Gran Reserva, Tamaral Reserva, Tamaral Crianza, Tamaral Roble, Tamaral Agricultura Ecológica, Tamaral Rosado, e incluso con referencias en blancos y otras Denominaciones de Origen, caso de su Tamaral Verdejo o su albariño DO Rías Baixas La Carmina.



Brindamos por vuestro 25º Aniversario y por todo lo que de bueno ello significa.

Enhorabuena y, sobre todo, muchas gracias por compartirlo y habérnoslo hecho sentir.

¡Felicidades! 🥂🍀💪🤗🍷🍷Cheers!!!


Textos. Miguel Peraqui · Fotos y Vídeos © Bodegas Tamaral


CONTACTO:

N-122, Km 310,6

47314 Padilla de Duero, Valladolid

Teléfono: (+34) 983 878 017

E-mail: club@tamaral.com

https://tamaral.com/

Posts destacados
Entradas recientes
Archivo
Búsqueda por Etiquetas
Síguenos
  • Facebook icono social
  • Twitter
  • Instagram